Escenas como estas desde los balcones engalanados los ponteareamos manifestarán su devoción al Santísimo Sacramento.

El Santísimo Sacramento saldrá el domingo de Corpus por las calles ponteareanas en la custodia que portará el párroco

El párroco de Ponteareas, Ángel Marzoa Rodríguez, no ha querido dejar la fiesta del Corpus Christi de este domingo sin su protagonista, el Santísimo Sacramento. De esta forma, la conocida en todo el mundo como ‘Villa del Corpus’ no se quedará este año, por causa de las restricciones sanitarias, sin poder manifestar públicamente su acreditada veneración al Santísimo Sacramento, aunque tenga que hacerse de manera atípica y distinta, en cumplimiento de las normas legalmente establecidas.

Por ello, en dialogo y con la anuencia del alcalde y el oportuno permiso de la Subdelegación provincial del Gobierno, el párroco, Ángel Marzoa, ha decidido procesionar él solo, portando la custodia que muestra al Santísimo Sacramento, a través del recorrido habitual -otros años ornamentadas esas calles con las inimitables y artísticas alfombras-, mientras que en esta ocasión los vecinos de Ponteareas adorarán al Santísimo Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) lanzando flores y pétalos desde sus balcones o desde las aceras en señal de devoción. Los miembros de Protección Civil recordarán a los viandantes que deben guardar las distancias de seguridad y que no se puede formar comitiva procesional junto al sacerdote. La Policía Local se encargará de reservar expedito el recorrido durante el breve tiempo que dure esta manifestación de fe del pueblo ponteareano. El párroco ha solicitado a los vecinos del recorrido tradicional de la procesión que adornen balcones y fachadas como se ha hecho siempre y desde los balcones de sus casas honren el paso del Santísimo y le alaben con pétalos y flores. Se impartirá la bendición con el Santísimo desde los cinco lugares habituales y  los niños que deberían hacer la Primera Comunión este año acompañarán al Santísimo, que sin ninguna otra ceremonia especial se llevará de regreso al templo parroquial.

“Después de tanto tiempo de confinamiento y con pena en la imposibilidad de reunirse para elaborar las alfombras, es un gran consuelo el contemplar el recorrido del Santísimo Sacramento por las calles de la villa. No estarán nuestras preciosas alfombras, pero estaremos nosotros, que en definitiva es a quienes el Señor quiere y a cuyo encuentro sale”, como dice el párroco. 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2