Debora Coelho, autora de ‘Tras la Imaginación’: “Todo lo que llevo dentro o siento va en las palabras de este libro”


Se define hiperactiva. Su sueño desde los 8 años fue ser poeta. Ahora a sus 29 años está marcada por fuertes sucesos de su vida que ahora transpira por su poesía. Su historia personal es un relato de superación. Llegó hace 6 años a Vigo por causalidades de la vida desde sus Minas Gerais, en Brasil. De allí, le fascinan sus cafetales. Vivía en el campo. No sabía una palabra de castellano y se matriculó en la Universidad. Su meta era llegar a soñar en castellano porque, le habían dicho, ese día dominaría la lengua de Cervantes.

Primero empezó Empresariales hasta que pronto se dio cuenta de que no eran las finanzas lo suyo, sino la literatura. Después haría una elección más acertada con Ciencias del Lenguaje y Estudios Literarios, en la Universidad de Vigo. Ahora publica su primer poemario, Tras la Imaginación, que va a presentar en Vigo, el sábado día 20, en una cafetería de Marqués de Valladares, 12, a las 20.30 horas.

Esta guerrera –como gusta decir de su madre Nair- y de una amiga jovencísima que se llevó el cáncer, Dayane- se llama Debora Coelho –Debora de Souza Coelho-. Causalidades de la vida que sus apellidos, en otro orden, son los mismos que su admirado novelista, dramaturgo y letrista brasileño después de varios años dedicado a la poesía, Paulo Coelho de Souza.

Debora está feliz  y orgullosa con su ‘Tras la Imaginación’. Lo define como “un juego de verbos, que utilicé para dar un significado de amor a cada verso”, y también, como “un libro de sueños”. Un libro envuelto en ficción, en angustias y en momentos de alegría. “Todo lo que llevo dentro o siento va en las palabras de este libro”, manifiesta. Fueron tres años de trabajo y dedicación. Ahora ya un sueño cumplido. Debora recuerda el día –de 2003- que su hermana mayor, Dulcimara, presentó su poemario y consintió que la acompañase en la mesa a la hora de dedicar los libros. Leyó la obra de su hermana –‘Feição romantica’- y confiesa que ya a los diez años tenía clarísimo que su sueño era ser poeta, como su hermana.

A los 14 años empezó a escribir “frases aleatorias con metáforas y algunas palabras románticas y otras muy tristes”, dice en el prefacio de su libro.

Nair de Souza Coelho, su madre, fue su “fan” y su “predilecta”, como dice Debora. “Siempre estuvo ahí. Me escuchaba. Reía, lloraba conmigo”.

Debora reconoce que tuvo “una infancia un poco dura”. Pierde a su padre –Wanderley- con 2 años de edad. “Crecí sin un padre y siempre deseé tener un padre. Pero esto me hizo ser fuerte”.

Esto la llevó incluso a escribir. El fallecimiento de su padre le plantea el tema del perdón. “Es difícil para cualquier persona perdonar a otra. Mucho más a una persona ha matado a tu padre, como me ha pasado a mí”. Debora afirma que ella es incapaz de odiar y que perdona siempre. Como le recordó su prima Simone: “El día que tu sepas perdonar de verdad, vas a olvidar”.

La mirada es otra de las constantes de esta poeta.  La mirada a los ojos…a ella se lo dice todo.  Ver a través de la mirada de otras personas permite conectar con ellas y escribir…Y discernir aquellas que arrojan luz o que tienen mucha luz.

Su amiga Dayane, que se fue con 27 años, también dejó en ella un recuerdo imborrable. “Era tan guerrera como mi madre. Una mujer joven con tan solo 27 años. Vi en sus ojos la voluntad de vivir. Me daban ganas de…saltar. Tenía muchísima luz en su mirada, en su vida. Me duele tanto, tanto, haberla perdido y ni siquiera la pude ver para despedirme de ella. Espero que, donde esté, pueda estar escuchándome”.

A Debora la entusiasman autores, como Paulo Coelho, Neruda, su profesor Gonzalo Navaza…En los libros, la poeta busca que tengan “emoción”. De lectura reciente fue ‘Un verano en el acuario’ o ‘La Cabaña’, de William Paul Young, que trata de la familia y del perdón.

La poeta ya trabaja ahora en una segunda publicación. Un libro con 10 relatos. “Cuento misterios, crímenes…Pretendo escribir un relato real de un crimen que aconteció.  Ahora no cuento más para despertar la curiosidad de futuros lectores”.

Además pretende hacer una incursión en el género de “aventuras de carácter autobiográfico, dice. Calculo que se publicará dentro de un año, si tengo suerte y todo va bien”

Debora está enfocada en la literatura. Queda fuera de sus proyectos de futuros siquiera impartir docencia. Valora como nadie a sus profesores pero ella quiere crear, escribir, leer… 


Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2