Galicia, la segunda Comunidad española con más superficie declarada como Reserva de la Biosfera

Tras la declaración oficial el pasado miércoles de la Reserva de la Biosfera Ribeira Sacra y Serras do Oribio y Courel, Galicia se convirtió en la segunda comunidad autónoma española con más superficie avalada por este reconocimiento internacional, consolidándose así a la cabeza de España en lo que respecta a esta prestigiosa figura de protección.

Las siete reservas de la biosfera gallegas se extienden por un total de 1,03 millones de hectáreas terrestres, una superficie tan sólo superada por Andalucía —que cuenta con nueve figuras de este tipo con una extensión de 1,4 millones de hectáreas—, y que representa el 15,8% del territorio que ocupan las 53 figuras de este tipo declaradas en España.

Además de ser la segunda comunidad española con más superficie terrestre declarada como reserva de la biosfera, Galicia también ocupa la segunda posición a nivel nacional teniendo en cuenta el peso que tienen estos espacios con relación a la superficie total de la Comunidad.

Así, con la incorporación a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la Ribeira Sacra y Sierras del Oribio y Courel —la segunda más extensa de la Comunidad y que abarca 18 municipios de Lugo, 5 de Ourense y un total de 306.535 hectáreas—, el 34,9% de la superficie terrestre de Galicia cuenta ya con este reconocimiento internacional, un porcentaje que supera únicamente Canarias, donde el 62,8% de la superficie insular está incluida en alguna de sus siete reservas de la biosfera.

Asimismo, con la declaración de la Ribeira Sacra y Sierras del Oribio y Courel por parte de la Unesco, Galicia sube de la quinta a la tercera posición en cuanto a número de reservas de la biosfera, empatada con Asturias y Canarias, con siete cada una de ellas.

En definitiva, la proclamación oficial de la séptima reserva de la biosfera de Galicia trata de un hito muy importante para la Comunidad, ya que refleja la apuesta decida de la Xunta en los últimos años por este tipo de figuras de protección con el objetivo doble de preservar el patrimonio natural gallego y, a la vez, garantizar su compatibilidad y equilibrio con el aprovechamiento y los usos sostenibles del territorio.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada