Patricia García, presidenta del Círculo de Empresarios de Galicia. Fotografiada por ROBERTO LEDO, en junio de 2018.

Círculo insiste en su preocupación ante el hecho de que más del 76 % de las resoluciones de ATRIGA son anuladas por el TEAR gallego

La presidenta del Círculo de Empresarios de Galicia, Patricia García, ha solicitado al conselleiro de Facenda e Administración Pública, una nueva reunión para abordar e intentar buscar soluciones a la alta litigiosidad fiscal en nuestra comunidad, con el objetivo de hacer de la política fiscal gallega “una herramienta clave para atraer inversión y talento”.

En una carta dirigida a Valeriano Martínez, García pide retomar las conversaciones iniciadas en 2019 y apela a que “la seguridad jurídica es uno de los más preciados bienes de una democracia asentada y un elemento vital para propiciar tanto la inversión empresarial como la atracción de población, objetivos estos últimos que, dentro de nuestras posibilidades, perseguimos desde el Círculo”. Aun reconociendo que pudieran existir divergencias entre la memoria de los Tribunales Económico-Administrativos de España y los datos de la propia consellería, la presidenta del Círculo no oculta su preocupación por “la situación no mejora”, tanto en lo que se refiere a la litigiosidad per se como al elevado porcentaje de resoluciones administrativas tributarias que son anuladas por el Tribunal gallego (TEAR-G).

Una preocupación que podría ser asumible por las empresas gallegas “si no fuera por las insoportables demoras de las tramitaciones administrativas, que ponen en juego (y no pocas veces en jaque) los balances de nuestras empresas y, con ello, nuestra propia supervivencia”.

ATRIGA

El 7,4 % del total de las reclamaciones en España son dirimidas por el TEAR-G, que, como media, estima más de la mitad de dichas reclamaciones. “Lejos de creer que somos una comunidad especialmente litigante, basta comprobar que el TEAR-G estima más del 56 % de las reclamaciones totales, diez puntos por encima de la media española”.

La situación es más crítica cuando las reclamaciones se dirigen contra los principales impuestos a la comunidad autónoma y las resoluciones de la Axencia Tributaria de Galicia (ATRIGA).

Tal y como viene insistiendo Círculo, entre las comunidades españolas, Galicia está a la cabeza en estimaciones de recursos de contribuyentes referidos sobre todo a los impuestos de sucesiones y de transmisiones y actos jurídicos. Es la segunda comunidad (solo por detrás de Andalucía) en número de recursos contra liquidaciones de Sucesiones- casi la cuarta parte del total-, que son admitidas en más del 80 % de los casos (la tasa más alta del país); y la cuarta en el caso de Transmisiones (por detrás de Murcia, Andalucía y Comunidad Valenciana), del que también tiene “el dudoso honor” de ser de las primeras en las que los “tribunales ‘tumban’ más resoluciones administrativas” (el 76 %).

Se da, además, la circunstancia de que Galicia está por debajo de los índices de resolución anual (103 %, frente a la media del 117 %) del total de las reclamaciones presentadas, “lo que implica mayores demoras y, por tanto, mayores perjuicios sobre todo para las empresas”, apunta la presidenta del Círculo, que acompaña su carta con un breve resumen estadístico extraído de la Memoria de los Tribunales Económico-Administrativos correspondiente a 2019.

“Conselleiro, tenemos, por tanto, un problema”, concluye, y “tenemos por delante un largo camino por recorrer y algunas medidas que poner en marcha urgentemente”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada