Participantes en el viaje de prensa organizado por el Concelho de Valpaços y los organizadores posando en un largar excavado en roca de época romana en Santa Valha.

Ecovía do Rabaçal, un corredor ecológico ideal para el turismo de Naturaleza

La Ecovía do Rabaçal, un corredor ecológico, te traslada a tiempos ancestrales. El caminante se siente fuera del tiempo, en un ecosistema protagonizado por el agua y con un sentido de aventura. Esta iniciativa del Concelho de Valpaços se empezó a diseñar en 2014 para atraer turismo de Naturaleza.

Los paisajes son únicos y representan en su esencia a Trás-os-Montes, la parte Sur de Valpaços forma parte de la Terra Quente y la Norte de la Terra Fría. Durante el trayecto se percibe que hay mucha vida, mucha diversidad. Más de 100 especies de aves, anfibios, reptiles y mamíferos habitan estos parajes. Son tres senderos que componen la gran ruta de 50 kilómetros.

El río Rabaçal está omnipresente en el camino. Nacido en el macizo galaico, en España, recorre 65 kilómetros de territorio luso, una parte significativa en el Concelho de Valpaços, hasta confluir con el río Tuela, en las proximidades de Mirandela, dando origen al río Tua.

Se adivina que en otros tiempos, el bosque primitivo sobre suelo granítico con extensos bosques mixtos de alcornoques, encinas, castaños y robles. Las vertientes graníticas rocosas sobresalen del valle del río Rabaçal, uno de los paisajes más poderosos de Trás-os-Montes. El río Rabaçal y las fragas graníticas son el hábitat de las aves de gran porte, como el águila culebrera y el águila Bonelli. No solo hay granito, sino también la zona de esquistos con diferente vegetación, como son los bosques bajos.

El senderista se encuentra equinos –porque la ruta se puede hacer también a caballo-, que pasan por el mismo camino con sus jóvenes jinetes y amazonas,  seguidos de perros de raza dogo que se asoman al río para pescar y refrescarse. Son tres, y el pequeño es uno de los más divertidos, cautivando a muchas senderistas del grupo. El instructor es amable y facilita las fotografías con y en los caballos. Incluso hace una pequeña demostración de doma.

Antes hemos pasado por un apiario o colmenar tradicional donde el muro protegía las colmenas de las incursiones de furtivos. Estas marcas etnográficas son signo de la domesticación del paisaje.

Los muros de mampostería dan un toque de mayor rusticidad a espacios que otrora fueron dedicados a la agricultura y al pastoreo. La impronta del hombre en este paisaje transmontano.

El silencio de las ruinas de las casas de la aldea de Calvo encierra el misterio de sus antiguos pobladores. La mano del hombre se hace presente en estas aldeas abandonadas. Hoy, de haber habitantes, hubieran salido a contemplar a estos reducidos grupos de senderistas interesados en el turismo de Naturaleza. El grupo pasa con respeto, como quien no quiere despertar o molestar al lugareño.

En Santa Valha, vemos extensiones de olivar, cerca de la casa de turismo del ciprés y del castro. La arqueóloga Fátima Machado nos refiere la cantidad de restos romanos aparecidos en el subsuelo. El grupo se dirige a un lagar rupestre, del centenar de ellos de esta zona, excavado en roca donde desde tiempos de los romanos se elaboraba el vino tras prensar la uva. Machado afirma allí que “Valpaços concentra el mayor número de lagares excavados en roca de todos los concelhos y es uno de los que tienen mayor cantidad en la Península”.

PLAYA FLUVIAL DE RÍO TORTO

Por la tarde, el grupo conoce la playa fluvial de río Torto o de mirandeses, en el río Rabaçal. La playa está de bote en bote ya que al otro lado es Mirandela y los habitantes de ese concelho se disputan también la zona de baño.

Al llegar, en un pequeño estand de la empresa Gondiana de alquiler de canoas, que regenta José Mimoso, se atiende a los clientes. Nos acomodan en la embarcaciones por parejas y, tras ponernos el chaleco salvavidas y entregarnos las palas, nos disponemos a navegar río arriba dirigidos por Mimoso.

No falta el pequeño incidente del vuelco de una canoa, sin más consecuencias para sus ocupantes. El guía recompondrá el grupo para el regreso, tomando él una de las canoas.  

Se percibe, desde el primer momento, que este hombre es un apasionado del río. Luego conoceremos que ya son muchos años, antes de fundar esta empresa, en que el río era su ámbito de diversión y de pasatiempo. Ahora disfruta compartiendo todo lo que hay en estas aguas. Hasta se detendrá para mostrar tortugas que están plácidamente tomando el sol en alguna rama de los árboles de las orilla. Él sabe perfectamente cuáles son sus lugares preferidos. Aconseja ser sigilosos, ya que al mínimo movimiento de una rama, saltan al agua.

En entrevista a DL-G declara Mimoso: “Yo me siento realizado al compartir esta belleza del río Rabaçal con quien nos visita y con quien muestra cierta sensibilidad”. Esto mismo es lo que hemos comprobado.  

José Mimoso conoce bien a sus clientes. Tras remar algo más de un kilómetro, los premia con un baño en el río. Dejamos las canoas y nos sumergimos en el agua que está a una temperatura deliciosa. A la vez nos deja los dientes largos ya que nos explica que más arriba las aguas son más cristalinas y que hay pequeñas cataratas…y que es más necesario un guía para no tener problemas…Entonces, nace ya el deseo de volver…

VIA FERRATA

Otra gran experiencia, anunciada pero no por ello menos sorprendente, fue hacer la Via Ferrata de Valpaços. Desde el primer momento se habló de ella como el  gran desafío. Requería mayor esfuerzo pero también proporcionó el más alto nivel de satisfacción.  Via Ferrata, un itinerario vertical de un total de 120 metros de pared con un desnivel de 25. “Es como subir 35 pisos”, calcula rápido el socio gerente de Naturthoughts, Juan Carlos Neves. El recorrido está equipado con cables de acero, abrazaderas (colmillos) y puentes colgantes que permiten el ascenso seguro a áreas de difícil acceso. a practicantes no acostumbrados a la escalada. Via Ferrata, cuando se practica con el equipo apropiado, es una actividad completamente segura y permite a todos los amantes del turismo activo descubrir, y explorar la riqueza natural de una región. Este itinerario sin duda acelera el latido del corazón de los participantes, quienes completan la experiencia con un enorme sentimiento de superación de los límites físicos y mentales personales.

Según Neves, es apta para hacerla en familia siempre que no haya niños muy pequeños ya que no le llegarían a los apoyos. “A partir de los 12 años, cualquier niño que tenga un desarrollo y una altura normal consigue hacerlo”.

Via Ferrata se creó a finales de 2019 y comenzó a recibir visitas en enero y febrero. Después, con la COVID-19 se paró su promoción al suspenderse todas las ferias de turismo entre marzo y mayo.

ARQUINHO

A Ponte do Arquinho merece una visita. Es un puente romano, del siglo I después de Cristo, en el río Calvo, en la parroquia de Possacos. Sorprende por ser un puente de arco romano y una cubierta plana basada en un arco perfecto.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
31