La iglesia de santa Comba da Vilariça sorprende y deslumbra al visitante con sus retablos restaurados.

La joya de la Vilariça, Iglesia de santa Comba, luce sus retablos de oro fino de 22 quilates

Después de unos tres meses de trabajos de restauración y conservación en sus altares, la Iglesia Madre de Santa Comba de Vilariça -llamada así aunque su patrón es san Pedro-, hoy asombra y deslumbra al visitante. Su laboriosa restauración ha sido un éxito y la ha convertido en la joya de esta parroquia de Vila Flor, municipio transmontano, desde que se reabrió al culto el 20 de agosto de 2017.

El estado de degradación de sus altares colaterales en madera dorada del siglo XVII y el altar principal en madera tallada del siglo XVIII, requirió la preparación de un plan de intervención que consistió en su remoción para restaurar toda la madera dañada y todo trabajos preparatorios, accesorios y complementarios y para la posterior fijación de oro fino de 22 quilates.

La iglesia, del siglo XVIII y dedicada al patrón san Pedro, tiene un hermoso frontispicio, con dos columnas retorcidas y rematado por un frontón curvo, adornado con pináculos. Un hermoso campanario con una cruz en el centro completa el conjunto.

El 20 de agosto de 2017 se inauguraron las obras de conservación y restauración de los altares de la Igreja Matriz de Santa Comba de Vilariça. La intervención incluyó trabajos de conservación y restauración a nivel de sus altares colaterales en madera dorada del siglo XVII y el altar principal en madera tallada del siglo XVIII.

INAUGURADA POR EL OBISPO

Hubo muchos fieles que asistieron a la ceremonia de inauguración, presidida por José Cordeiro, obispo de Bragança – Miranda, que tuvo lugar simultáneamente con las fiestas locales en honor de san Bernardo.

En su intervención, José Cordeiro no ocultó la alegría que sintió por la recuperación de los 5 altares de la Iglesia Madre, afirmando que el trabajo realizado, una expresión de la fe del pueblo, es un orgullo para todos y que esta recuperación solo fue posible gracias al esfuerzo Conjunto de diversas instituciones y la comunidad. Destacó la importancia de la conservación y restauración de estos altares en la perspectiva de preservar y mejorar el patrimonio cultural.

Después de la inauguración de la placa conmemorativa, se celebró la Eucaristía seguida de una procesión, que recorrió las calles de la aldea.

SANTA COMBA DE VILARIÇA, PARROQUIA DE VILA FLOR

En el corazón de Vale da Vilariça y en la orilla derecha de su ribera, la aldea de Santa Comba aparece con sus campos fértiles de los que surgen los mejores olivares, vinos y frutas, ofreciendo un verdadero oasis de belleza escénica.

Para dar testimonio de su interés histórico, cabe destacar sus 3 cruceros medievales, la iglesia madre del siglo XVIII y la chimenea de granito de la residencia Ochoas, un vestigio de las antiguas casas señoriales en Trás-os-Montes. Otras marcas de tiempos pasados se pueden ver en casas con historia y mucha tradición.

Perfectamente ubicada en el ‘Corazón de Vale da Vilariça’, en la orilla derecha de su río, a 270 metros sobre el nivel del mar y al noreste de Vila Flor, que está a unos 11 km.

Santa Comba aparece con sus campos fértiles donde brotan los mejores olivares, vinos y frutas, ofreciendo un verdadero oasis de belleza escénica.

Panorama desde la parroquia de santa Comba da Vilariça.

 Atestiguando su interés histórico, se encuentran los hábitats romanizados de Ferradosa y Rego do Souto, donde se recolectaron numerosos fragmentos de tégula y otros elementos cerámicos.

La referencia a Santa Comba da Vilariça aparece en algunos documentos antiguos, con énfasis en las Investigaciones de D. Afonso III, en 1258.

Santa Comba da Vilariça fue inicialmente conocida como Santa Comba dos Frades. Perteneció al municipio de Vila Flor desde su fundación hasta 1841, año en que fue anexado al municipio de Alfândega da Fé, integrando definitivamente una vez más el de Vila Flor en 1853.

La parroquia original pertenecía al Monasterio Bernardo de Santa Maria do Bouro y tenía las iglesias de Benlhevai, Macedinho, Trindade, Valbom, Vilar de Baixo, Vilarelhos, Santa Justa, Nozelos, Ridevides y Eucísia.

De su considerable patrimonio, podemos destacar:

• Tres cruceros medievales, de gran calidad artística. Son propiedades de interés público antes del 23 de diciembre de 122 del 10-10-1933.

• La chimenea de la Casa dos Ochoas, un remanente de las antiguas casas señoriales en Trás-os-Montes. Hecho de granito, tiene una base piramidal en el tronco, sobre la cual descansa el cuerpo cuadrangular, coronado por una cornisa y coronado por pináculos. Perteneció al Solar que dio origen al Morgadio de Santo António.

• Casa da Renda: casa de almacenamiento y vivienda para inquilinos o recolectores de alquiler en la Abadía de Santa Comba da Vilariça.

• Igreja Matriz, dedicada a san Pedro, el santo patrón. Sus altares colaterales en madera dorada del siglo XVII y el altar mayor en madera tallada del siglo XVIII fueron objeto de una intervención reciente, que consistió en restaurar el retablo y recubrirlo con oro fino de 22 quilates. Tiene un frontispicio noble, con dos columnas retorcidas y está rematado por un frontón curvo, adornado con pináculos. Un campanario con una cruz en el centro completa el conjunto.

• La Capilla de san Jorge, aproximadamente a un km al este del pueblo, se considera, según la tradición popular, construida por D. Nuno Alvares Pereira, durante el famoso ‘Alardo Geral da Vilariça’, del 8 al 20 Mayo de 1386. (Esta es la concentración del ejército portugués en Vale da Vilariça, dirigido por D. Nuno Álvares Pereira. En este evento, considerado uno de los eventos más nobles de la historia de la región, el Coudel-Mor y el Rey D. João I, quien buscó a las tropas).

• La Capilla de san Sebastião, en Monte Calvário, tiene un altar mayor tallado del siglo XVIII. Desde su cementerio, se obtiene un excelente panorama.

• Capilla de san António, barroca. Desde el siglo 18, fue una capilla vinculada a Morgadio dos Almeidas y Sousa de Meneses.

 Otras huellas de tiempos pasados.

• Alminhas: otro testimonio de la religiosidad popular.

La fiesta en honor del santo patrón, S. Pedro, se celebra el 29 de junio.

La fiesta de san Bernardo tiene lugar el 20 de agosto.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada