La conselleira del Mar mantuvo una reunión por videoconferencia con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y con el resto de consejeros autonómicos del ramo.

Galicia demanda al Estado ayudas directas para la cadena mar-industria

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, mantuvo hoy una reunión por videoconferencia con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y con el resto de consejeras y consejeros autonómicos del ramo para analizar la situación generada en el sector primario por el coronavirus COVID-19 y estudiar posibles medidas a adoptar para hacerle frente. La titular de Mar le trasladó que Galicia solicita la habilitación de ayudas directas e indirectas para el complejo mar-industria con el objetivo de superar las dificultades derivadas de la alerta sanitaria actual y la modificación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para optimizar el uso de sus recursos.

El Ejecutivo gallego considera idóneo, en la línea de lo expuesto por el Gobierno central, que la crisis generada por el COVID-19 sea considerada como algo excepcional, lo que permitiría la entrada en vigor de ayudas de Estado por motivo de desastres naturales, al tiempo que también apoya el incremento de las ayudas de mínimis a la pesca y la acuicultura hasta los 75.000 euros. No obstante, y al margen de algunos ajustes en estas medidas, Galicia también estima conveniente modificar el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) para emplear de forma directa los fondos disponibles o no empleados hasta el momento con la finalidad de optimizar su uso y reducir el menoscabo de los fondos públicos estatales y autonómicos en la lucha contra esta crisis.

La conselleira del Mar apostó también por introducir otros cambios en el FEMP de manera inmediata que permitan que entre las medidas de paralización temporal de la actividad estén las derivadas de una situación de crisis de salud pública como esta.

Entre las medidas de apoyo al sector marítimo-pesquero solicitadas por la Xunta también se incluyen beneficios fiscales para las empresas del sector como la reducción del Impuesto sobre Actividades Económicas de 2020 o la rebaja de los índices o módulos aplicables a las actividades pesquera, marisquera y acuícola. A esto se suma la petición de una bonificación del 100% en las cuotas de la Seguridad Social mientras esté en vigor el estado de alarma, considerándose como cotizado el tiempo que dure esta situación.

El Ejecutivo gallego también trasladó al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación la necesidad de habilitar otros mecanismos como líneas de crédito que permitan la reposición o reparación de los daños causados por la declaración del estado de alarma. Entre los casos a cubrir estarían, entre otros, los productos del mar deteriorados por la falta de demanda o la imposibilidad de retirada y puesta en el mercado, la restauración de zonas de marisqueo dañadas o con menor producción por la ausencia de actividad o la pérdida de ingresos por tasas de las entidades gestoras de centros de primera venta de productos del mar.

En esta línea de apoyar al conjunto del complejo mar-industria ante esta difícil situación, la Consellería del Mar también trasladó al Estado una doble estimación sobre las pérdidas potenciales para la pesca y el marisqueo a consecuencia de esta crisis al tiempo que hizo un cálculo de las cantidades de ayudas que serían necesarias para el sector marítimo-pesquero.

Todas estas medidas de apoyo, incidió Rosa Quintana, deben salir fundamentalmente del FEMP y deben incluir como beneficiaria a toda la cadena mar-industria (conserveras, sector del congelado, depuradoras o cocederos) como afectada por la paralización de la actividad. De hecho, la titular de Mar puso como ejemplo la peculiar situación que se vive en el marisqueo y en las empresas depuradoras vinculadas a él, con una demanda muy baja de marisco por el cierre de los locales de hostelería y las dificultades que encuentran para colocar un producto al que es difícil darle salida más allá del mercado en fresco.

PROTOCOLOS

El encuentro también sirvió para que la Xunta solicitara al Gobierno estatal una mayor concreción de las normas de actuación en el ámbito del mar ante el coronavirus y que no están recogidas, o son poco claras, en la declaración de estado de alarma realizada por el Ejecutivo. En este sentido, la titular de Mar demandó instrucciones específicas sobre la pertinencia de abrir las lonjas y sobre el desarrollo de la actividad en ellas así como directrices para las distintas flotas y pautas de actuación ante posibles contagios a bordo.

También solicitó que se clarifiquen las condiciones de transporte y se establezca de manera precisa se hay la posibilidad de compartir vehículo en casos como el traslado de las tripulaciones o de los trabajadores de las empresas conserveras para que el sector no tenga dudas y pueda cumplir las normas. Precisamente, ante la falla de claridad en este sentido, el Ejecutivo gallego envió en los últimos días distintas circulares al sector afectado con recomendaciones y sugerencias de comportamiento en las lonjas, buques pesqueros o en el marisqueo, entre otros, para trabajar en condiciones de seguridad y evitar en la medida del posible los contagios.

Entre las consultas realizadas por la Consellería del Mar al Estado también estuvo la relativa a las instrucciones del Gobierno en relación con los turnos y disponibilidad de profesionales que debe darse en los servicios de rescate, salvamento y lucha contra la contaminación marina del conjunto del Estado, como es el caso del Servicio de Guardacostas de Galicia, efectivos que el Ejecutivo central tiene a su disposición y coordina en caso de emergencia.

La representante de la Xunta pidió además que el Estado haga un seguimiento de la evolución de la actividad comercial de los productos del mar durante esta crisis sanitaria pues su caída podría llevar aparejada la paralización de la actividad pesquera, marisquera, acuícola y del sector transformador. Ese seguimiento permitiría poner de manera inmediata a disposición del sector, en caso de que fuera necesario, ayudas directas e indirectas para paliar las pérdidas económicas y sociales derivadas de esa situación.

La conselleira del Mar recordó que en estos días, aunque no se pueden celebrar reuniones, sigue en contacto permanente con el sector por vía telemática o telefónica para tratar de solucionar los problemas que surgen en su trabajo diario y para escuchar sus sugerencias con el objetivo de estar coordinados y trasladar convenientemente las exigencias de Galicia tanto al Gobierno del Estado como a la Comisión Europea.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada