María João Gouveia al lado del lagar tradicional de Casa das Sécias.

Maria João Gouveia, propietaria de Casa das Sécias: “Vilas Boas es un lugar donde se puede encontrar mucho de lo que Trás-os-Montes tiene para ofrecer al visitante”

En la región de Trás-os-Montes hay una tradición entre las mujeres de los agricultores. Ellas plantaban unas flores sencillas y coloridas al final de cada riego de los productos hortícolas. De esta manera embellecían las huertas y daban suerte y alegría. Eran las sécias o también llamadas Rainha Margarida. Unas flores sencillas, de suave aroma casi imperceptible y relajante.

Precisamente, en la aldea de Vilas Boas, municipio de Vila Flor, hay una casa rural que ha tomado este nombre, Casa de Campo das Sécias. Diario luso-galaico, DL-G, habla con una de sus propietarias, Maria João Gouveia, de la familia Paulo-Gouveia.

Los tres hermanos –Maria João, Lidia y Adelino- decidieron comprar la casa de sus padres. “Es una casa típica de agricultor que vivía del cultivo de la tierra”. Sus padres compraron dos casas, una para habitar y otra próxima para todo lo de agricultura y los animales.  “Cuando fallecieron nuestros padres, Camila y João, por la vinculación que tenemos con esta tierra, decidimos recuperar la casa para mantener viva la memoria de ellos. Queríamos poder alojar a personas que quisieran conocer cómo es la vida en el campo, en una casa rural. Este fue nuestro principal objetivo”, explica Maria João.

“A los tres hermanos nos gusta la casa y la aldea. La familia va creciendo y compartiendo este gusto. Ahora lo importante para nosotros es que quien nos visita pueda disfrutar de la vida en el campo y da la vida en la aldea”, dice la anfitriona.

Vilas Boas es una parroquia del municipio de Vila Flor, distrito de Bragança, en el Norte de Portugal. “Está muy bien localizado, entre los ríos Duero y Tua. Las personas que visitan Vilas Boas están en contacto con la Naturaleza. Un contacto con la tranquilidad, la paz, con un paisaje de montaña y de valle con el río Tua. El río Duero es patrimonio de la Humanidad y el Tua forma parte del Parque Regional de Vale do Tua. Vilas Boas es un lugar donde se puede encontrar mucho de lo que Tras-os-Monte tiene para ofrecer al visitante. En la actualidad es una aldea pequeña, pero fue sede de Concelho. En este momento, pertenece al Concelho de Vila Flor”.

Y ¿los huéspedes? La verdad, a juzgar por sus palabras, el resultado ha sido muy positivo. “Como propietarios nos gusta ver que las personas vienen una vez y luego regresan. Alguna ya reserva de una año para otro. Nosotros estamos satisfechos porque es un proyecto muy nuestro. Los huéspedes nos dicen que la casa es muy bonita; que es sencilla pero puesta con buen gusto; que se sienten bien aquí y les gusta venir. Esto para nosotros es muy bueno. La persona que atiende a los clientes también nos dice los comentarios positivos que recoge de los clientes”.

Casa de Campo das Sécias tiene, simplificando, dos tipos de clientes. Aquellos que vienen a trabajar, como es el caso de escritores que buscan un lugar tranquilo para su actividad y otros que vienen atraídos por la Naturaleza. Ambos pueden dar paseos a pie por la red de senderos, pueden andar en bicicleta, o acercarse andando al Santuário de Nossa Senhora da Assunção. Es el santuario mariano más grande e importante de Trás-os-Montes, donde se realiza la peregrinación más grande de la Región cada año, cuyo máximo exponente ocurre el 15 de agosto, con la procesión. Desde allí, sus vistas permiten otear Mirandela una población que dista unos 20 kilómetros. Otro lugar visitable es Serra do Faro con un buen mirador de Trás-os-Montes. “Allí se consigue entender la denominación de esta región porque se visualiza un monte tras otro y de ahí, Trás-os-Montes”, dice Maria João. Pero, insiste, “básicamente, lo importante aquí, es el contacto con la Naturaleza. Además es una oportunidad para degustar nuestra gastronomía. Tenemos numerosos restaurantes cercanos o, incluso, por encargo, se puede preparar una comida en Casa das Sécias”.

Poco desvela Maria João de futuros proyectos. “Nada en concreto”, dice dejando entrever que esta familia ya está pensando en otro. “Casa das Sécias es lo que queríamos y una concreción del sueño de nuestros padres. Queremos que también se transmita a nuestros nietos. Y de esta forma ocurrirán otras cosas en nuestra región con nuestra intervención”, deja caer sin quitar el velo.  

Los Gouveia quieren que los gallegos conozcan Casa de Campo das Sécias. “Los gallegos, ¡qué vengan! Son nuestros hermanos. En el Norte del país tenemos una buena relación con los gallegos. ¡Vengan a conocer Trás-os-Montes! No se queden solo en aquello que ven en los medios de comunicación y en las redes sociales. ¡Vengan a sentir lo que la región trasmontana tiene! ¡Porque aquí se siente el alma de esta región y también esta casa va a contribuir a ello con una buena estancia!

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1