Fernando Barros, alcalde de Vila Flor. Foto de Archivo de Agosto de 2019. ROBERTO LEDO.

Fernando Barros, alcalde de Vila Flor: “Ahora estamos haciendo un esfuerzo para orientarnos hacia el Val do Tua”

“Vengan a visitarnos. Hasta el nombre de Vila Flor es bonito. Van a quedar encantados. Es un lugar tranquilo; los vilaflorenses son gente afable que saben recibir; y también les gustarán los paisajes. Además van a encontrar productos de clima mediterráneo. Y, lo más importante, se van sentir bien con los hermanos portugueses que saben acoger y estrechar lazos”.

El que así habla es el alcalde de Vila Flor, un municipio del distrito de Bragança, en la ‘Terra quente’ de Tras-os-Montes.

Este pasado fin de semana Vila Flor organizó un viaje de prensa para una docena de periodistas y bloggers. Barros explica el objetivo de traerlos a este territorio: El cariño por los nuestro. Tenemos un territorio maravilloso que queremos mostrar.  Lo que estamos haciendo. Queremos enseñaros nuestros paisajes, que son asombrosos”.

Val do Tua.

Vila Flor ha preparado 30 kilómetros de senderos que se unen con los otros 20 del Parque Regional Val do Tua, perfectamente homologados y certificados. Por este y otros motivos, ha sido el anfitrión para un grupo de comunicación social durante este fin de semana pasado.

Pero, sin duda, el motivo más relevante, sintetiza Barros,  es el río, el río Tua, junto con el mirador desde el Santuário Nossa Senhora da Assunção, el maior santuario Mariano de Trás-os-Montes.

“El Val do Tua es un valle muy lindo, escarpado, agreste… y de gran belleza. Como consecuencia de construir un embalse, parte de la línea de ferrocarril quedó interrumpida. Los cinco municipios del Tua aprovechamos la oportunidad para elaborar un proyecto de movilidad turística y cotidiana. Es una inversión enorme la que estamos haciendo en conjunto tanto promotores como entidades”.

En la cima, el Santuário Nossa Senhora da Assunção.

“El Tua –sigue Fernando Barros- es un elemento unificador y diferenciador, entre otros. Este monte [donde estamos] sobre Vilarinho das Azenhas es uno de los grandes miradores sobre nuestro territorio”, explica.

“En el Santuário Nossa Senhora da Assunção se celebra la mayor romería de Trás-os-montes. Es un santuario diocesano, de la diócesis de Bragança-Miranda, con una carga histórica y religiosa enorme. Por eso tenemos aquí un camino de peregrinos al Santuario, y otro es el de Serra do Faro”.

Con la Naturaleza, no son el único atractivo turístico de Vila Flor. “Está la parte gastronómica. Que contamos impulsar a la vez que los senderos. Además tenemos un valle al otro lado del Concelho, Val da Vilariça, que es muy fértil, uno de los mejores del país, y que recorre una falla geológica. En este valle hay casi 3.000 hectáreas de regadío con productos agrícolas asombrosos y de gran calidad”.

Fernando Barros se emociona. El alcalde está en su segundo mandato y todo parece indicar que se presentará al tercero, Barros es ingeniero hidráulico. Llegó a la cámara en 1993. Estuvo cinco mandatos como concejal y primer teniente de alcalde, lo que junto con estos dos mandatos suman siete. Se le ve apasionado por su territorio como se desprende de sus palabras.

No falta la referencia al rico patrimonio vilaflorense. “Casas señoriales, iglesias, capillas… Todo en una zona histórica muy bien restaurada. Y que el visitante puede detenerse para verla entre uno y tres días. También tenemos una buena capacidad hotelera que está aumentando. Tenemos las condiciones necesarias para que las personas nos visiten y queremos que lo hagan”.

A Barros le urge la necesidad de estrechar lazos con España. “Estamos muy próximos a Castilla-León. Para nosotros está al lado. Queremos estrechar lazos con esta autonomía española. Crear vínculos que tienen su origen desde tiempos inmemorables. Yo conozco Castilla­-León y sé que su museo tiene una muestra fantástica sobre nuestro país. Por eso queremos vincularnos más ahora que no hay fronteras”.

Por explotaciones vinícolas de vino de Oporto discurre el sendero da Serra do Faro de cara al Santuário Nossa Senhora da Assunção.

De sus paisanos, los vilaflorenses, destaca que “saben acoger bien, son sencillos y trabajadores. Están orgullosos de su territorio”. Además, recalca, “de saber recibir, estar y convivir, están orgullosos de quienes nos visitan porque vienen aquí  para conocer y tenemos la obligación de recibirlos bien”.

Y le viene a la mente el camping que “es uno de los cinco mejores de nuestro país”, subraya.

El alcalde dice que “Vila Flor vive del Turismo” y que tiene una excelente comunicación a través de la IC5 y la IP2 que se cruzan.

El municipio de Vila Flor tiene una diversidad climática que hace la diferencia con los otros de esta región. Es la tierra caliente de Trás-os-Montes. El valle de la Vilariça, situado en una falla geológica, está a una altura muy baja, lo que propicia un clima mediterráneo con productos típicos de este clima.

De otra parte, el Val do Tua, un valle escarpado, está cada vez más orientado al turismo. “Yo creo que esta va a ser la gran apuesta”. Con recursos cinegéticos y piscícolas que, ciertamente, no faltan en otros municipios de Trás-os-Montes.

Confiesa Fernando Barros que los vilaflorenses “siempre hemos vivido un poco de espaldas al valle. Ahora estamos haciendo un esfuerzo para orientarnos hacia el Val do Tua”.

Fernando Ramos, alcalde de Vila Flor con el director de DL-G, Roberto Ledo, tras la entrevista.

Y marca lo que hace la diferencia de su municipio. “La diferencia es que nosotros tenemos los productos típicamente mediterráneos y los otros municipios transmontanos no. Los otros están situados a más altura, son más de montaña. En la zona central de Vila Flor tenemos también productos de montaña. Nuestro territorio abarca zonas a poco más de 100 metros de altura respecto al nivel del mar y otros con cotas entre 600 y 700. Esta es la gran diferencia”, sentencia.

Además, “nosotros pertenecemos a la región del mercado del Duero. Tenemos grandes propiedades dedicadas al cultivo del vino de Oporto y de grandes bodegas. Las mayores empresas de vino de Oporto están aquí instaladas”.

Barros no olvida el aceite. “Tenemos, además, un producto de excelencia que es el aceite. Somos reconocidos en Portugal como productores de unos de los mejores aceites del país”.

Y recapitula. “Estas son las grandes diferencias. No somos ricos en el sector pecuario porque al ser ‘terra quente’ no tenemos ‘lameiros’… En el resto de cosas somos fuertes. En el cultivo del olivo, el almendro, la vid y los cultivos hortícolas. Incluso de albaricoques (‘pêssegos’) que abastecen los centros comerciales del país”.  

A Fernando Barros se le ve enamorado de su territorio. Todo lo documenta con sus fotografías en su móvil o en su Tablet. Cuando busca, dice que tiene 26.000 y sin tiempo para ordenarlas. Lo cierto es que acaba encontrando lo que busca. No tratamos de industria, pero podría hablar igualmente porque la hay en su municipio. Está claro que hay que volver. Este es mucho municipio para dos días de visita.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada